Covid-19, pobreza y drogas – Iván Muñoz

El Covid-19 nos ha puesto a prueba a todos, incluso a nuestros programas de tratamiento por consumo problemático de alcohol y otras drogas y a todo el sistema de apoyo a los más pobres de nuestro país, sacando a la luz las falencias en temas de salud y protección social, evidenciando que quienes tienen menos, también tienen menos a qué recurrir. Hoy nuestra gran preocupación es dar continuidad a los procesos de rehabilitación de quienes acogemos en nuestros programas ambulatorios y residenciales, sobre todo en estos últimos, donde aquellos que tienen más avanzado su proceso han regresado a casa para facilitar la distancia social en esos dispositivos. Nuestros equipos están haciendo el mayor esfuerzo para mantener el contacto, vía comunicación remota. Y en ese trabajo, se evidencian también las brechas, como no tener acceso a un celular, a internet, y, en muchos casos, no contar con una red familiar que nos permita saber de ellos.

Las personas que participan en nuestros servicios ven que la eventualidad de no poder asistir a su programa, aunque sea momentáneamente, significa perder un espacio de protección y, en ocasiones, regresar a una realidad que deteriora su calidad de vida. Encerrados, sin trabajo, con poco apoyo familiar, en espacios pequeños, en contextos de alta vulnerabilidad sicosocial, se hace para algunos de ellos mucho más difícil cumplir sus metas terapéuticas. A esto se le suma el contexto de la crisis sanitaria, que implica estar atento a otro potencial problema: el contagio con coronavirus, una doble dificultad para seguir adelante.

Para una persona en tratamiento, la cuarentena puede resultar el peor escenario. Si no tengo espacio por el hacinamiento, buscaré lugar en la calle, donde estoy más expuesto no sólo a contagiarme, sino a volver a un consumo de alcohol o drogas. Si la ansiedad sobre la situación me complica, aparecerá en mi mente la falsa solución de evadir consumiendo. Si tengo que compartir 24/7 con mi familia, puede que se exacerben los conflictos. Si mi ánimo no está bien y necesito pedir ayuda, tengo que luchar con el estigma de ser alguien “en tratamiento” que suele ser discriminado.

Lo que nos queda como tarea, es generar un sistema de atención que pueda realmente conectar con todos los otros aspectos que una persona requiere para recuperarse. Un tratamiento para el consumo de alcohol u otras drogas no es sólo apoyar para dejar de consumir, se requiere vivienda, salud física, apoyo social, potenciar el empleo y un largo etcétera que esta inédita epidemia nos viene a restregar en la cara.

Iván Muñoz M.
Psicólogo y director Paréntesis ASC del Hogar de Cristo.

Últimas Entradas

Nueva música chilota: “Caimán y los más legales” lanzan su primer single

Por: Debora Haase Con una propuesta novedosa,  diferente y marcada por la autogestión, desde la ciudad de Ancud en...

Marcelo Jélvez asumió como nuevo Seremi de Desarrollo Social

Este viernes 24 de abril y tras la presentación oficial por parte de la Intendenta Regional Geoconda Navarrete, la Ingeniero Ambiental Dominique...

Pyme Aysenina genera productos 3D para prevenir el COVID19

La empresa 3Z3D, dedicada a la innovación en impresión y diseño de modelos tridimensionales bajo tecnología 3D, es una de las mipymes...

Edelaysén ficha a equipo jurídico que defendió a HidroAysén y Energía Austral

 Mario Galindo y José Fuenzalida, del estudio VGC Abogados, son los encargados de representar a la eléctrica ante el Servicio de Evaluación...

Hospital Regional implementó urgencias diferenciadas

Con el objetivo de presentar las instalaciones de la Unidad de Urgencia Pediátrica y de la Unidad de Urgencia Gineco Obstétrica del...

Relacionado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí