Sorpresas y contradicciones deja exposición de empresa que impulsa 101 plataformas de sondaje a pocos kilómetros de Puerto Ingeniero Ibáñez

  • Autoridades comunales y comunidad se informaron en ese momento que lodos de las perforaciones de campañas anteriores han sido depositados en el vertedero municipal.
  • Además, profesionales de la empresa señalaron -en varias ocasiones- que será la propia comunidad la que determinará si el proyecto se llevará a cabo o no, sin ahondar cuáles serán los criterios para definir la voluntad de la ciudadanía.

Con varias sorpresas se encontró la comunidad de Puerto Ingeniero Ibáñez durante la exposición que representantes de la empresa Red Hill realizaron este martes ante los concejales y el alcalde de la comuna Marcelo Santana.   La empresa es titular de tres declaraciones de impacto ambiental en evaluación, por mandato de la minera australiana Laguna Gold que en 2016 adquirió El Toqui en Alto Mañihuales.

En este caso en específico, la compañía pretende instalar a 3,5 kilómetros de Puerto Ingeniero Ibáñez 101 plataformas  de sondaje para avanzar en el desarrollo del proyecto minero de oro y plata “Terrazas”.

Durante la exposición, que duró casi dos horas, se entregaron diversos antecedentes sobre el proyecto, a los cuales la comunidad no había tenido acceso.  Participaron por la empresa Sandro Parra, Claudia Valdés y Guillermo Chacón, quienes explicaron que en una primera campaña, de hace algunos años, ya se realizaron 11 pozos mientras que en una segunda de 2017 a 2018, habrían sido 7.  Esto daría un total de 18 sondajes.  Este aspecto no es menor, considerando que el artículo 3º del Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental que determina los proyectos que deben ser ingresados a trámite establece que en el caso de exploraciones deberán presentar estudio o declaración las que contemplen 40 o más plataformas desde la región de Arica y Parinacota a Coquimbo, y 20 desde Valparaíso a Magallanes, incluida la Metropolitana.  Es decir, diecinueve es el máximo en Aysén.

Uno de los puntos que llamó la atención fue informarse en ese momento que el lodo de los procesos de perforación había sido depositado en el vertedero municipal, en algunos casos embolsado, constatándose que los presentes no tenían mayores antecedentes.  Explicó Guillermo Chacón que “al final, como estás recirculando y terminando el pozo, en los riles queda una mezcla de lodo”, respondiendo al alcalde Santana sobre su destino final que “lo que nosotros hemos estado haciendo, en la primera campaña, es embolsarlos y dejarlos en el parque de residuos acá”. Ante la consulta del edil de si se les cobró por ello expresó que “sí, no, sí.  Nos dieron el permiso y todo”.  Y en la segunda campaña construyeron “una zanja para tirar ahí el lodo y que decante ahí”.

Inexactitudes en la información

Sobre el involucramiento de la comunidad, el edil expresó en la ocasión a los concejales que “en los procesos de declaración de impacto ambiental la Ley de Bases del Medio Ambiente no incorpora la participación ciudadana, no así en los estudios de impacto ambiental que sí la participación ciudadana es exigible y vinculante también con la iniciativa que se quiera desarrollar”.  Sin embargo y en términos estrictos, en las declaraciones sí se puede generar participación ciudadana si esto es solicitado por 10 personas directamente afectadas o dos organizaciones con personalidad jurídica, requerimiento que en el caso de “Terrazas” sí se realizó pero que fue desestimado por el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental. Por este motivo, fueron presentados varios recursos administrativos y uno de protección ante la Corte de Apelaciones de Santiago, los cuales aún no se resuelven.

En un  momento, la presidenta de la Agrupación Puro Ibáñez Marlina Orellana consultó si “la zona de interés turístico (ZOIT) se sobrepone sobre el proyecto minero. Me gustaría saber cuál es la opinión del Concejo con respecto a esto”.  Al respecto, Santana señaló que “el polígono de la ZOIT no está en el sector de Palavicini, entonces no se contraponen las áreas unas de otras. Palavicini no quedó dentro del polígono ZOIT por tanto no hay una afectación directa”.  Sin embargo, al revisar la información oficialde la Subsecretaría de Turismo sobre el área de la ZOIT Chelenko, es posible consignar que tanto Puerto Ingeniero Ibáñez como las áreas de Levicán y Palavicini efectivamente son parte de dicho territorio.

Además, en varias ocasiones desde la empresa señalaron que será la propia comunidad la que determinará si el proyecto se llevará a cabo o no, sin ahondar sobre cuáles serán los criterios para definir la voluntad de la ciudadanía considerando que no existen mecanismos institucionales para aquello.  “Obviamente, llegado el momento, cuando la comunidad tenga que decidir si quiere efectivamente un proyecto minero, es una decisión que va a tomar la comunidad. Los tiempos de llegar a un descubrimiento de posibles yacimientos lleva mucho tiempo.  Y si se descubre algo en la localidad de Ibáñez será la comunidad la que va a decidir si efectivamente quiere el desarrollo minero para la zona o no” señaló en este sentido Claudia Valdés.

Por último, sobre el tema laboral Sandro Parra aclaró que este “es un compromiso que hemos adquirido con el alcalde. En la medida que este proyecto tenga continuidad, por supuesto, vamos a exigirle al contratista que desarrolle los trabajo que incorpore a alguien de acá, una o dos personas,en lo posible a su equipo de trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This