CONAF impulsa arborización con plantas nativas

  • Durante agosto se trabajó con escuelas rurales de Arroyo El Gato y Pablo Neruda de Villa Ortega.

Un total de 45 mil árboles serán entregados sólo en la Provincia de Coyhaique en el marco del programa de arborización “Un chileno, un árbol”, que desarrolla la Corporación Nacional Forestal (CONAF), y que privilegia las áreas insertas en el Proyecto Manejo Sustentable de la Tierra (MST), donde junto a la Corporación participan también el ministerio de Agricultura con SAG e INDAP y Medio Ambiente.

En este contexto, durante agosto se trabajó especialmente con las escuelas rurales de Arroyo El Gato y Pablo Neruda de Villa Ortega, con las cuales se plantaron unos 100 árboles nativos, donde una de las metas fue desarrollar con las y los alumnos de estos establecimientos temas de educación ambiental, incentivando especialmente el desarrollo de una economía campesina armónica con las capacidades productivas de los suelos y la sustentabilidad de estos recursos naturales renovables.

Para el encargado de desarrollo y fomento forestal de CONAF, Provincia de Coyhaique, Patricio Valenzuela, lo importante de esta acción es que “el proceso parte desde una consulta misma a los colegios que están insertos dentro del Programa Manejo Sustentable de la Tierra, identificando necesidades para arborizar espacios comunes de los colegios. De esta forma, los establecimientos reciben un beneficio que ellos mismos han detectado y solicitado”.

Conjuntamente con la arborización, se contribuye y beneficia a la comunidad escolar en materias de conocimiento ambiental, dando a conocer los beneficios de los árboles, como el ser fijadores de carbono, regulador de temperatura y de la intensidad del viento, aminorar el ruido ambiental, servir de hábitat de fauna nativa, proveedor de frutos silvestres y de sombra en verano, y belleza escénica, entre otros.

Para el director de la escuela Arroyo El Gato, Rodrigo Altamirano, la actividad “es muy interesante, ya que responde a parte de los objetivos de aprendizaje, creando además un vínculo con el medioambiente por parte de nuestros estudiantes. Tenemos nuestro huerto y ahora nuestros propios árboles nativos”.

Así también lo resaltó la directora de la escuela Pablo Neruda de Villa Ortega, Laura Hernández, quien explicó que “venimos trabajando en temas ambientales y esto es parte del sello educativo. Esta actividad es un grano de arena, donde los estudiantes pueden aportar desde la ruralidad con arborización, valorando lo que se tiene y adquiriendo un compromiso, porque cada niño ya tiene su  árbol dentro del establecimiento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This