Escuela José Antolín Silva Ormeño inaugura mural en homenaje a pioneros del sector

Balmaceda.- Con el objetivo de rendir un sentido homenaje a las primeras familias que realizaron el asentamiento en la localidad de Balmaceda, la comunidad de la Escuela rural José Antolín Silva Ormeño inauguró la semana pasada un mural que busca potenciar el rescate histórico en sus estudiantes, además de ser un reconocimiento a las familias que descienden de los pioneros del sector.

Así lo destacó el alcalde de Coyhaique Alejandro Huala, quien además valoró la iniciativa de la escuela rural municipal, que viene a reafirmar el sentido de pertenencia de los estudiantes con la unidad educativa emplazada en esta localidad. El jefe comunal señaló que “esta es una ceremonia muy emotiva desde el hecho de ver cómo los mismos estudiantes presentan a las personas plasmadas en los murales como parte de su familia. Tenemos bisnietos y tataranietos que hoy están estudiando en una escuela que fue creada por estos pioneros para dar una respuesta a la necesidad educativa de esa época, lo que hace mucho más significativo el trabajo realizado en estas paredes. Es necesario que se mantenga la memoria histórica de esta localidad que además ya cumplió 100 años  y qué mejor que sea contada por los propios descendientes, por lo que esto nos mueve a seguir trabajando como municipio y a seguir apoyando estas iniciativas tanto en esta escuela como en el resto de los establecimientos de la educación municipal”.

En la ocasión, los estudiantes de la escuela José Antolín Ormeño fueron los encargados de presentar al público asistente a cada uno de los rostros plasmados en el mural, destacando tanto los aportes que realizaron a la construcción de Balmaceda como a las familias que siguen siendo parte de esta localidad.

María Angélica Catalán, docente encargada de la escuela rural, señaló que estos murales tienen relación con el sello que posee la unidad educativa. La docente señaló que “el sello que tiene nuestra escuela es el de recuperar la identidad local, es decir, que los estudiantes se sientan orgullosos de sus raíces. Dentro del trabajo de la escuela nos faltaba el área de la familia, por lo que se comenzó a buscar aquellas personas que serían las seleccionadas para este proyecto que tuvo mucha convocatoria ya que fue muy bien recibido por la comunidad. Sin embargo, una de las condiciones era que aquellas familias de pioneros se  hayan asentado en la localidad hasta el día de hoy, lo que se tradujo en el trabajo que hoy inauguran sus descendientes de incluso cuatro generaciones posteriores. Fue un gran trabajo mancomunado entre toda la comunidad educativa que incluye a los docentes, asistentes de la educación, equipo de integración escolar, apoderados y estudiantes, por lo que esperamos seguir desarrollando instancias que vayan en beneficio de nuestros estudiantes y del sello de nuestra escuela rural municipal”.

Lucila Calderón, hija de Pedro Nolasco Calderón, pionero de Balmaceda, destacó esta gran iniciativa de la escuela indicando que “fue una emoción tan grande que no tengo palabras para explicar la satisfacción y felicidad de ver la imagen de mi padre en este mural. Agradezco a la escuela el trabajo realizado en homenaje de aquellos que llegaron primero al sector, sobre todo nosotros que nacimos, estudiamos y crecimos en este sector rural”.

Esta es una de las iniciativas presentes en el proyecto educativo institucional que tiene este establecimiento, que además es uno de los más antiguos en nuestra comuna. En la actualidad, la Escuela José Antolín Silva Ormeño cuenta con una matrícula de 64 estudiantes que van desde la educación parvularia hasta octavo año básico, cumpliendo así con el derecho de los niños y niñas de tener acceso a educación en su propio entorno con un gran sentido de pertenencia,  impidiendo además el desarraigo del núcleo familiar a tan temprana edad, objetivo principal que sustenta a la educación rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This