Mujer que sufrió caída en el Centro Cultural Coyhaique denuncia que no existen protocolos de seguridad en el recinto

Comparte este contenido

El pasado 30 de abril, Marcela Pradines Barrientos asistió a la proyección de una película en el Centro Cultural Coyhaique. Según relató a nuestro medio de comunicación, ella no contaba con los tickets para ingresar pero una amiga sí, quien llegó 5 minutos después de iniciada la función, por lo que ambas ingresaron al auditorio a través del acceso del segundo piso. Precisamente es ahí donde inició su problema, indicando que fue la primera vez que asistió al “cine” promocionado por dicho recinto, donde sufrió una caída.

Para ella –relata- es difícil entender que un lugar que proyecta películas no esté “preparado con la señalética correspondiente, menos con la iluminación adecuada, pues de arriba hacia abajo es difícil ver por dónde uno pisa, ya que la escalera tiene una luz cada un escalón, no permitiendo ver por dónde uno va a diferencia de los cines”, comenta, aseverando que tras su caída, no fue auxiliada por personal del recinto, y producto del shock y el dolor le pidió a su amiga fueran a urgencias del hospital. “Nadie pidió una ambulancia, solo me ofrecieron un vaso con agua y un joven me dijo que había ingresado prácticamente apurada bajando las escaleras, yo no le respondí mejor”, comenta. Al llegar al hospital, el personal médico al observar la hinchazón en el brazo de Marcela, decidió de inmediato atenderla inyectándole anestesia. Más adelante, una radiografía confirmaría que efectivamente tenía fracturado el radio. “Tengo también tornillos”, afirma, agregando que posterior a su recuperación  fue al Centro Cultural para conversar con la directora Carolina Rojas a quien no encontró; tras regresar otro día esperó hasta el 30 de mayo cuando asistió nuevamente y pudo conversar con ella a quien le planteó su situación, sin embargo Marcela comentó “ella en ningún momento me pidió antecedentes, solo me dijo que sí habían aplicado los protocolos, y aunque le dije que nadie del lugar me auxilió me dijo que si quería plata no había, yo le dije quiero denunciar porque pagué por un servicio que brindan y no cuentan con la prevención, qué pasa si eso le ocurre a un niño, la señalética es pésima, solo quiero que esto no le pase a nadie más”, argumentó, agregando que se hizo asesorar por un abogado de asistencia judicial quien le recomendó también asistir a la municipalidad de Coyhaique, lugar donde fue atendida por el director de Dideco, quien “sí me ofreció disculpas, y me dijo que hablaría sobre mi caso con el alcalde y que luego me llamarían. Yo ahora he quedado con una deuda de más de un millón de pesos, en ese lugar no hay prevención de accidentes y si ocurre algo nadie cuenta con seguro como sí ocurre cuando uno va a otros recintos por los cuales también paga un servicio”, finalizó con su denuncia pública, sin dejar de insistir en que el recinto debe contar con un “mejor protocolo ante situaciones como estas porque si le llega a ocurrir esto a un niño sería terrible, ellos exhiben cine infantil, entonces deben estar preparados. Yo ya presenté una denuncia y quiero llegar hasta el final.

En tanto, nuestro medio se contactó con Carolina Rojas, directora del Centro Cultural quien manifestó estar enterada del caso, señalando que “ella llegó sin ningún antecedente, solo manifestó que estaba con lesiones producto de una caída que habría sufrido en la sala auditorio. Nosotros el día de la proyección  de la película cumplimos con toda la normativa, fui yo con micrófono en mano quien dio las instrucciones de seguridad para el uso y salidas de la sala. Ella dice que se cayó al ingresar y expresamente lo que pedía es compensación económica por el daño psicológico que le había significado la caída. Ella al no traer antecedente, no se respalda que seamos responsables de su caída, entonces ella me dice ¿no me va a ayudar? Y yo le pregunté ¿Ud. me está pidiendo, qué cosa, dinero? Me dijo que sí, a lo que le dije no le puedo transferir dinero así como así”, señaló la directora, agregando que la joven ingresó por su propia voluntad tarde a la función.

Al ser consultada la directora por la presentación de antecedentes, señaló que “ella debería demostrar que fuimos causantes de su accidente pero no trajo las pruebas, solo vino a solicitar que compensáramos su daño psicológico y eso es todo un procedimiento regulado, eso hay que probarlo”.

Finalmente, Carolina Rojas indicó “lamento profundamente que la señora se haya dañado, me imagino que las consecuencias son dolorosas y le deben afectar, pero puedo asegurar que quien venga aquí al Centro Cultural se va a encontrar con un lugar seguro, pues fue construido con toda la normativa que exige la ley. Lamentamos este hecho pero sin ningún antecedente no podemos desembolsar una cantidad de dinero así como así porque alguien nos viene a decir que tiene daño psicológico, sin antecedentes, sin investigación y sin un debido proceso, creo que eso es poco serio”.

Cargando...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *