Remodelan sala de acogida y peritaje para víctimas de violencia sexual en el Hospital Regional

Con el fin de mejorar las condiciones y entregar mayor dignidad a las víctimas de violencia sexual, el Hospital Regional Coyhaique remodeló las instalaciones de su sala de acogida, acto que se enmarca en la habilitación de la nueva “Unidad Clínica Forense Hospitalaria”, iniciativa que desde el año 2017 se está aplicando en 17 hospitales públicos a nivel país.

La sala, ubicada al interior del Servicio de Urgencia del HRC y cuya remodelación implicó una inversión de 8 millones de pesos, es la única de la región habilitada para estos fines, teniendo por objetivo mejorar las condiciones en que se realizan las pruebas periciales sexológicas a niños, niñas, adolescentes y adultos.

“Esto nos tiene muy emocionados, ya que a través de un esfuerzo multidisciplinario entre el Servicio de Salud, Hospital Regional Coyhaique y las autoridades, podemos decir con orgullo que la red de atención de salud está otorgando dignidad a nuestros pacientes en ese momento duro de sus vidas”, sostuvo Lidia Pichulman, enfermera jefa del Servicio de Urgencia y encargada de la Unidad de Clínica Forense Hospitalaria del HRC.

Según detalla la enfermera jefa, junto con acoger a la víctima en un lugar digno, esta sala está equipada con todas las herramientas necesarias para resguardar la cadena de custodia de las pruebas que potencialmente serán presentadas en un juicio.

“Atendemos a los pacientes agudos cuya primera consulta ingresa a través del Servicio de Urgencia, donde se detecta el caso y mediante un protocolo de actuación definido es trasladado directamente a la Unidad Clínica Forense, donde a través de un sistema de peritos -que están debidamente formados-, se hace el peritaje sexológico con apoyo de enfermeras de la Unidad de Emergencia Hospitalaria”, precisó Lidia Pichulman.

Además de la implementación clínica correspondiente –como sillón ginecológico y rectoscopio, entre otros-, la sala cuenta con cámara fotográfica para registro de evidencia, un escritorio para niños, juguetes y un baño con ducha y ropa limpia para que una vez tomadas las muestras, la víctima pueda realizar su aseo personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This